Pekín. El Banco Popular de China (el Central) recortó este viernes su tasa de interés referencial por primera vez en más de dos años con el objetivo de reducir el coste del crédito e impulsar la economía del país asiático, a la vez que aseguró que no descarta una inyección de liquidez "si es necesario".

La entidad (PBOC, sus siglas en inglés) anunció que reducirá la tasa de crédito a un año en 40 puntos básicos, a un 5,6%, según un comunicado del banco, publica hoy la agencia oficial Xinhua.

Además, las tasas referenciales de depósitos a un año serán reducidas en 25 puntos básicos, medidas que se harán efectivas a partir de este sábado, tras la última vez que se realizó algo semejante en julio de 2012.

Por otro lado, el PBOC subrayó que "de momento, la liquidez del banco es abundante", si bien especificó que, debido a las recientes fluctuaciones en la demanda y oferta del capital a corto plazo y a otros factores, entre ellos la prevista salida a bolsa de varias compañías, "si es necesario, se proveerá liquidez a través de múltiples herramientas monetarias".

Las medidas del Banco Central "son una clara iniciativa destinada a estabilizar el mercado y la prueba de que sus políticas monetarias están determinadas por el largo plazo", dijo a Xinhua Lian Ping, economista del Banco de Comunicaciones.

Se anuncian, además, poco después de revelarse la tasa de crecimiento a un 7,3% del PIB chino en el tercer trimestre del año, en contraste con el 7,5% registrado en el segundo y el 7,4% del primero.

La tasa del 7,3% es la más baja en dato trimestral, desde la media de los primeros tres meses de 2009 y se sitúa por debajo del objetivo del 7,5% de crecimiento anual fijado por el gobierno para 2014.