Pekín. El banco central de China dijo el jueves que alejaría su estrategia monetaria de la modalidad implementada durante la crisis global, incluso cuando mantendrá su política apropiadamente flexible a la espera de que la recuperación de la demanda interna se afiance.

El Banco Popular de China, en un informe trimestral sobre política monetaria, agregó que las fricciones comerciales y las salidas de los planes de estímulo económico en otros países tendrían un fuerte impacto sobre la economía de la nación.

El organismo señaló que los riesgos sobre la estabilidad de precios estaban aumentando, diciendo que intentaría controlar las expectativas inflacionarias al mismo tiempo que aseguraría un crecimiento económico estable.

La inflación minorista de China se desaceleró sorpresivamente en enero, pero un alza en el crédito y en los precios a nivel mayorista mantendrán alertas a las autoridades frente al riesgo de un recalentamiento en la economía impulsado por el préstamo bancario.