Pekín. El Banco Popular de China dijo que tasas de cambio más flexibles ayudarán a aliviar las presiones inflacionistas en la economía local y a mejorar de forma general la efectividad de su política monetaria.

Se trata del tercer capítulo de una serie de comunicados del vicegobernador del organismo, Hu Xiaolian, para explicar las razones del anuncio del banco central del 19 de junio, en cuanto a que permitiría que el yuan sea más flexible.

Hu dijo que el banco central se ha encontrado con dificultades para absorber por completo las entradas de capital extranjero mediante el sistema de cambios fijos, y que los costos en este ítem están aumentando.

En los últimos años, a pesar de que el índice de precios de consumo se ha estabilizado en un nivel relativamente bajo, otros indicadores, como los índices de precios de producción o de la vivienda, han subido un margen relativamente alto, dijo Hu.

Unas tasas de cambio más flexibles pueden ayudar al banco central a controlar la inflación y las burbujas de activos, a aliviar las presiones alcistas que vienen del exterior y a hacer frente a los impactos económicos externos, indicó.

El banco señaló que sus principales prioridades son mantener estable el valor de la divisa y prevenir riesgos de elevada inflación.