Buenos Aires.- El Banco Central de la República de Argentina (BCRA) anunció este viernes nuevas medidas para reducir el "stock" (existencias) de sus letras Lebac, acorde al esquema de política monetaria que empezó a regir en el país desde principios de octubre.

A través de un comunicado, la entidad monetaria indicó que del billón de pesos (unos US$27.000 millones) a que ascendía el total de Letras del Banco Central (Lebac) en junio pasado, hoy se ha logrado reducir esa cifra a 340.000 millones de pesos (unos US$9.189 millones).

"El 'stock' existente de Lebac hoy asciende aproximadamente a 340.000 millones pesos (US$9.307 millones), de los cuales 12% está en poder de entidades bancarias y el resto en manos de entidades no bancarias tales como fondos comunes de inversión, empresas, individuos y no residentes", indicó el BCRA en un comunicado.

La entidad monetaria anunció que para el próximo vencimiento de Lebac, que será el próximo martes, se licitarán letras por un monto máximo de 150.000 millones de pesos (unos US$4.050 millones) frente a 231.000 millones de pesos (US$6.243 millones) que vencen ese día.

La licitación estará dirigida exclusivamente a entidades no bancarias, mientras que a los bancos se les ofrecerán Letras de Liquidez (Leliq, tasa de política monetaria) que rondan el 72%.

"Simultáneamente, el Ministerio de Hacienda ofrecerá Letras del Tesoro (Letes) que servirán como alternativa de inversión en pesos para todos los participantes (en el mercado financiero)", agregó el BCRA.

Las medidas de la entidad, a cargo del titular Guido Sandleris, están encaminadas a reducir los compromisos financieros del BCRA, como parte de los acuerdos que el gobierno argentino contrajo con el Fondo Monetario Internacional, al acordar y luego ampliar un programa financiero por un monto de US$57.100 millones.

Desde comienzos de octubre, y tras un cambio en su directiva, el BCRA lleva a cabo una política conducente a "secar" de pesos la economía local, para propiciar una mayor demanda y distender el tipo de cambio.

Entre estas medidas se encuentra un cambio en el instrumento de la tasa de política monetaria, que ahora se define diariamente al alcanzar niveles superiores al 70%, la tasa más alta del mundo.

Además de una alta tasa de referencia, el BCRA ha optado por un aumento gradual de los encajes bancarios (recursos líquidos que deben tener los bancos) para absorber liquidez y el crecimiento nulo de la base monetaria hasta 2019.

Argentina enfrenta desde abril pasado una situación de vulnerabilidad económica y financiera, luego de que el dólar escaló progresivamente hasta llegar a apreciarse en al menos un 100% en lo que va del año.