El Observador de Uruguay. A partir del 1º de marzo los comercios y personas en Argentina podrán comprar y vender moneda extranjera como lo hacen las casas de cambio. El fin de la medida, tomada por el Banco Central de ese país, es aumentar la competencia en un mercado hasta ahora monopolizado por las agencias especializadas.

"Un supermercado, una cadena de electrodomésticos, un hotel o cualquier otro comercio podrá adicionar la operación con monedas extranjeras a su actividad principal, del mismo modo que podrá hacerlo un individuo. Se facilita así el acceso al cambio, en particular para los turistas extranjeros", señaló la entidad a través de un comunicado.

Como requisito se le solicita a quien este interesado inscribirse en el "Registro de operadores de cambio" y constituir previamente una Sociedad Anónima Unipersonal (SAU) o una Sociedad por Acciones Simplificadas (SAS).

También podrán inscribirse casas de cambio, que se distinguen de las anteriores por tener a la operación cambiaria como objeto exclusivo de actividad y por requerir un capital mínimo de 5 millones de pesos (US$255 millones).

Las casas de cambio, a su vez, incorporan la posibilidad de realizar operaciones de comercio exterior y transferencias internacionales, lo que les permitirá competir con entidades bancarias que ofrecen esos servicios a las empresas.