Buenos Aires.  El Banco Central argentino deberá reforzar sus emisiones en deuda local de corto plazo para absorber una abundante liquidez en el mercado si quiere evitar una mayor inflación que perjudique las posibilidades del oficialismo en las elecciones presidenciales del 2011.

En los últimos meses, la entidad duplicó con creces el monto de las colocaciones en pesos con las que busca captar parte del exceso de circulante sin debilitar a una economía que crecerá este año cerca de un 9% por un auge de consumo, un alto gasto público y fuertes exportaciones agrícolas.

La autoridad monetaria posee una cartera de alrededor de 59.000 millones de pesos (US$14.715 millones) en Letras del Banco Central (Lebac), más de tres veces el nivel de hace un año cuando las presiones inflacionarias eran menores por una economía debilitada debido a la crisis financiera mundial.

Al exceso de moneda local en circulación también contribuye la estrategia del Banco Central de evitar una apreciación de la moneda local comprando diariamente dólares, lo que implica una inyección extra de pesos al sistema.

"No cabe duda, (el Banco Central) seguirá emitiendo deuda ya que es la única solución que tiene para evitar un golpe hiperinflacionario", dijo el economista Rodolfo Rossi, un ex presidente de la autoridad monetaria.

Atracción. Según estimaciones privadas, la inflación en Argentina es la segunda más alta de América Latina, detrás la de Venezuela, rondando entre el 20% y el 25% anual, y se ha convertido en una de las mayores preocupaciones para los ciudadanos del país sudamericano.

Las estadísticas oficiales, que cifraron la inflación anualizada a agosto en un 11,1%, han sido criticadas por políticos opositores y analistas por estar supuestamente manipuladas, buscando réditos políticos y económicos para el Gobierno.

Atraídos por una tasa de interés que puede superar el 14% para colocaciones a unos 500 días y un tipo de cambio estable, los bancos están acudiendo en masa a las licitaciones semanales de las letras conocidas como 'Lebac', por las que el Banco Central absorbe la liquidez.

El martes pasado, la entidad colocó títulos por 2.462 millones de pesos (US$614 millones), recibiendo ofertas de bancos por casi el doble. Originalmente, la colocación estaba pautada en 1.000 millones de pesos (US$250 millones)

"Las colocaciones en pesos siguen despertando un elevado interés aprovechando la estabilidad cambiaria que ofrece la autoridad monetaria", dijo Gustavo Ber, economista de la consultora Estudio Ber.

Aceleración. Un portavoz del Banco Central dijo que la entidad no haría comentarios sobre las opiniones de los analistas.

En tanto, una economista del banco justificó la política de regulación vía emisión de letras, indicando que un endurecimiento monetario por subida de tasas de interés tendría poco efecto en una economía como la de Argentina, con bajos niveles de bancarización y crédito.

El ritmo de colocaciones de 'Lebac' podría acelerarse luego de que la entidad elevara el límite de emisión de pesos en cerca del 18% sobre el circulante, tras subir su previsión de crecimiento de la economía a alrededor de un 9% desde un 2,5% previo.

La presidenta peronista Cristina Fernández ha convertido al fuerte crecimiento de la economía local en su caballo de batalla para las elecciones del año próximo.

Incluso ha enviado al Congreso un proyecto de presupuesto para el 2011 que incluye un alza del gasto público, a pesar de las advertencias de economistas sobre un mayor recalentamiento de la economía.