Buenos Aires. El Banco Central de Argentina (BCRA) dijo este martes que dejó sin cambios su tasa de interés de referencia en 27,25%, en línea con lo esperado por el mercado en medio de señales de una persistencia de la alta inflación doméstica.

La entidad "seguirá monitoreando esta situación, y no relajará su política monetaria hasta que se confirmen señales de desinflación compatibles con el sendero buscado", señaló el BCRA en un comunicado.

La última vez que el organismo modificó su tasa fue en la segunda mitad de enero, cuando la redujo desde un 28% previo.

Los precios minoristas de Argentina habrían avanzado un 2,6% en febrero, empujados principalmente por las alzas en las tarifas de transporte y de combustibles, según el promedio de un sondeo de Reuters. En enero, el índice de precios aumentó un 1,8%.

"El BCRA considera que esa aceleración de precios es temporaria y que, completadas buena parte de las correcciones tarifarias y apaciguada la dinámica cambiaria local, la inflación consolidará su tendencia a la baja", agregó en el comunicado.

El BCRA conduce la política monetaria en función de alcanzar su meta de cerrar el 2018 con una inflación del 15%.

En lo que va de marzo, el banco vendió al mercado cambiario US$522,5 millones para evitar que una depreciación mayor del peso pudiera acelerar la inflación.

"El banco central ratifica su esquema de flotación cambiaria con intervenciones ocasionales, como complemento de su política monetaria, ante dinámicas disruptivas capaces de alterar la marcha de la inflación o de generar efectos negativos en las condiciones financieras", explicó la entidad.