Buenos Aires. El Banco Central de Argentina (BCRA) mantuvo este martes sin cambios su tasa de política monetaria en un 40%, en momentos de fuertes presiones inflacionarias y tras turbulencias financieras.

La tasa de inflación se aceleró en junio como consecuencia de la inestabilidad cambiaria que llevó a una caída del peso de más del 30% en lo que va del año. Por otro lado, el banco dijo que espera que el crecimiento de la economía se desacelere este año.

"El Consejo de Política Monetaria reconoce la presencia de riesgos de mayor inflación a la esperada en caso de un traspaso del tipo de cambio a los precios minoristas mayor al previsto", dijo el banco en un comunicado.

La autoridad monetaria, que en junio elevó dos veces el nivel de encajes bancarios para depósitos en pesos, dijo que hará un seguimiento "más atento" a los agregados monetarios como instrumento para alcanzar las metas de inflación.

Por otro lado, el banco decidió que las reuniones de política monetaria se realicen una vez por mes en vez de dos veces al mes como hasta ahora, e informó que la próxima reunión se realizará el 7 de agosto. Asimismo, resolvió dar a conocer el resultado de la votación de los miembros del consejo.

A mediados de junio, Luis Caputo fue designado como presidente de la autoridad monetaria en lugar de Federico Sturzenegger, tras una crisis financiera que en mayo llevó al país a buscar auxilio del Fondo Monetario Internacional (FMI).