Buenos Aires. El Banco Central de Argentina (BCRA) dijo que subió 300 puntos básicos este jueves su tasa de política monetaria, a 33,25%, en la segunda alza sorpresiva en menos de una semana para limitar el debilitamiento de su moneda doméstica ante el dólar.

Desde marzo, el BCRA ha realizado enormes ventas de dólares de sus reservas al mercado de cambios, pero no ha logrado evitar una caída del peso, que ronda sus mínimos récord. Una fuerte devaluación contribuiría a la alta inflación local, cuya reducción es una de las metas centrales del Gobierno.

"Esta crisis parece continuar a menos que el Gobierno intervenga para asegurar a los inversionistas que tomará medidas más agresivas para solucionar las vulnerabilidades económicas de Argentina", dijo Edward Glossop, economista para América Latina de Capital Economics.

"La mala noticia para el banco central argentino es que estas alzas en las tasas de interés no parecen estar haciendo demasiado para apuntalar el peso", afirmó.

Después del alza de tasas, la moneda recuperó solo parte de sus pérdidas este jueves para cotizar a 21,7 unidades por dólar a las 1530 GMT, tras haber marcado un piso histórico de 21,95 unidades al inicio de la sesión.

"La mala noticia para el banco central argentino es que estas alzas en las tasas de interés no parecen estar haciendo demasiado para apuntalar el peso", afirmó el economista Edward Glossop.

Desde inicios de marzo, el BCRA ha vendido en el mercado de cambios US$7.275,5 millones para sostener al peso, según datos oficiales, lo que generó una contracción de más del 10% en sus reservas de divisas. Hasta este miércoles, las reservas totalizaban unos US$55.998 millones.

"El mercado está poniendo las condiciones más que el Banco Central y esto debería ser al revés", dijo Hernán Nacaratto, analista de la consultora Neix, en diálogo con Reuters. "El Banco Central debería tener más iniciativa tanto en el mercado de tasas como en el de cambios", señaló.

Las tasas en el mercado secundario se ubicaban en el 34% en promedio, por encima de la nueva tasa de política monetaria, dijeron operadores.

En tanto, el Banco Central dijo en un comunicado que además incrementó excepcionalmente en 500 puntos básicos la tasa de pases activos que cobran los bancos al 38,25% a siete días y que podría volver a elevar la tasa de política si es necesario para garantizar una baja de la inflación.

La autoridad monetaria ya había subido este viernes su tasa otros 300 puntos.

La meta oficial es que los precios minoristas en Argentina cierren el 2018 con un alza del 15%, pero los analistas creen que se ubicará alrededor del 20%.

Desde que llegó al poder a finales del 2015, el presidente liberal Mauricio Macri ha realizado reformas pro-mercado en las políticas oficiales de Argentina, luego de más de una década de gobiernos proteccionistas, pero los inversores afirman que aún se necesitan más cambios para atraer capitales extranjeros.