Buenos Aires. El Banco Central de Argentina colocó US$358 millones este martes en dos subastas lanzadas para buscar frenar la debilidad del peso, en momentos de una fuerte desconfianza entre los inversores de que el Gobierno logre los nuevos objetivos de reducir el gasto público.

El precio promedio de la primera venta por US$100 millones se ubicó en 39,1288 pesos, y la segunda colocación por US$258 millones tuvo un promedio de 38,91 unidades. El total ofrecido por las subastas alcanzó los US$500 millones.

El peso se depreció un 2,18%, al cierre de 38,875/39,05 por dólar, para acumular en septiembre una caída de 5,25% e incrementar el derrumbe al 52,24% en 2018.

Un equipo de funcionarios de Argentina comenzaron este martes las reuniones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) con el fin de cerrar un nuevo acuerdo que contemple el adelanto de los recursos establecidos en un pacto anterior, en un intento por superar las turbulencias financieras que sacuden al país.

Un portavoz del Fondo Monetario Internacional dijo este martes que es muy pronto para comentar sobre los detalles o un cronograma de un nuevo acuerdo entre el organismo y Argentina, previo al encuentro entre la directora gerente del FMI y del ministro de Hacienda del país sudamericano.

Operadores coincidieron en que la moneda del país austral está entre las de peor comportamiento en el año, afectada principalmente por la turbulencia interna y empujadas además por la volatilidad externa ante la debilidad de monedas emergentes como las de Turquía, Sudáfrica y Brasil.