El riesgo de una eventual crisis internacional del dólar obligó al Gobierno a considerar la posibilidad de cambiar la estructura de las Reservas Internacionales Netas (RIN) para evitar posibles daños al valor de las mismas.

“La crisis de Estados Unidos podría llevar a una mayor depreciación del dólar y afectar las reservas”, por lo que, “en el mediano plazo, tenemos la posibilidad de reestructurar la composición de las RIN. Es algo que va a estar en estudio los próximos meses”, anunció el titular del Banco Central de Bolivia (BCB), Marcelo Zabalaga.

Los datos del ente emisor señalan que al 31 de julio de este año las reservas internacionales alcanzaron los US$11.042,9 millones. El 66,2% de las RIN están en dólares; el 16,7% en oro; el 14,7% en euros; y el 2,4% en otros valores.