El Banco Central de Bolivia aprobó un crédito de US$178 millones que garantizan el inicio de operaciones y construcción de la Empresa Azucarera San Buenaventura (EASBA). La estatal recibió el 25% de las tierras que necesita para producir caña y trabajar a plena capacidad.

Según datos oficiales, el proyecto —que se implementará en tres años— demandará una inversión de US$306 millones. Un tercio de esos recursos será financiado por la cooperación internacional y el resto por el Tesoro General de la Nación (TGN).

La ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Teresa Morales, informó este martes que el Banco Central de Bolivia “ya aprobó” el crédito de “US$178 millones” —que son parte de las Reservas Internacionales Netas (RIN) del país— para la estatal.

El gerente general de EASBA, Ramiro Lizondo, precisó que el crédito que desembolsará el ente emisor se pagará en un plazo de “24 años, con un período de gracia de seis años y una tasa de interés del 0,85%. El BCB nos está dando un crédito de $us 178 millones, tanto para la planta industrial como para el desarrollo agrícola”. El contrato se firmará este miércoles, agregó.

La empresa cuenta con 4.500 hectáreas (ha) de tierra que le fueron otorgadas por el Gobierno Departamental de La Paz: 45 ha serán para la siembra de semillas y el resto para la producción industrial de caña. Sin embargo, la cifra se mantiene lejos del total requerido por la empresa para operar a su máxima capacidad (18.000 ha).

Morales afirmó que, “este año, se plantarán las semillas (de caña de azúcar) y el año 2014 se comenzará la molienda de 7.000 hectáreas (ha) del producto”.

Por su parte, Lizondo indicó que “las empresas desmontadoras ya están preparando las tierras para la construcción de la planta y para la siembra del producto, la que comenzará en agosto”. La licitación internacional para la construcción del ingenio bajo la modalidad “llave en mano” se lanzará, “a más tardar, hasta el martes”, aseguró Morales.

El gobierno agiliza los trabajos en el proyecto, por lo que ayer suscribió con el Banco Mundial un convenio de financiamiento (US$109,5 millones) para la construcción de la carretera que integrará San Buenaventura-Ixiamas.

En la oportunidad, el presidente Evo Morales remarcó que las reservas deber ser utilizadas para realizar “inversiones productivas”.

El ingenio de la EASBA tendrá una capacidad diaria de molienda de 6.000 toneladas (t) de caña, de las que se obtendrá 500 t de azúcar. La planta también fabricará 700 hectolitros de alcohol día y 150 t de alimentos para el ganado (bagazo hidrolizado).

Asimismo, la factoría tendrá su propio sistema de producción de energía, 28 megavatios (MW) por día: 11 MW serán consumidos por el ingenio y el resto electrificará a cerca de 90.000 viviendas.

Asegurarán fabricación de la planta. El 20% (US$35,6 millones) del crédito otorgado por el Banco Central de Bolivia a la Empresa Azucarera San Buenaventura (US$178 millones) se invertirá este año para garantizar parte del pago por la construcción del ingenio de la estatal, informó ayer el gerente general de la estatal, Ramiro Lizondo. “Las empresas que participen de la licitación internacional necesitan asegurarse de que contamos con los recursos para poder pagarles. El proceso de licitación se iniciará la siguiente semana y la adjudicación debe ser efectuada hasta octubre”, dijo.

BM financia carretera que une norte paceño. El Banco Mundial (BM) financiará con un crédito de US$109,5 millones el 88% de la construcción de la carretera que integrará el norte de La Paz, San Buenaventura-Ixiamas, y mejorará la infraestructura del aeropuerto de Rurrenabaque (Beni).

Así lo establece el convenio suscrito ayer entre el gobierno y el ente multilateral en la población de San Buenaventura (La Paz). El costo total de la construcción de la carretera es de US$118,2 millones. El Estado costeará —con el crédito del BM— el 87,6% de la obra (US$103,5 millones) y el gobierno Autónomo de La Paz aportará el restante 12,4% (US$14,7 millones).

La carretera tiene una extensión de 113,6 kilómetros y tiene el objetivo de consolidar el desarrollo económico y productivo del norte del país, así como la vinculación estratégica de las poblaciones de Beni y Pando con el departamento de La Paz.

Tras la firma del convenio, la directora de Estrategia y Operaciones del BM para América Latina y el Caribe, Laura Frigenti, remarcó que el acuerdo “marca un nivel de relación diferente entre el Banco y Bolivia, puesto que es uno de los más grandes créditos desembolsados en la historia” del país y la entidad. El crédito fue otorgado con una tasa de interés del 0,95% sobre el monto desembolsado, a 10 años de gracia y 20 años de repago.