El Banco Central de Bolivia (BCB) reformuló las expectativas inflacionarias para esta gestión subiendo las mismas de 4% a 6% por efecto de la inflación importada, variable que se vio agravada por el agio y problemas de producción y abastecimiento en el mercado interno.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación de enero (1,29%) es una de las más altas en comparación a las registradas el año anterior y representa más de un tercio de la meta proyectada para el gobierno para esta gestión (4%). En enero del 2010, el índice marcó un 0,17% y en 12 meses llegó a 7,18%, cuando la meta oficial era de 4,5%.

Después de contemplar esta situación y luego de contar con las cifras de la inflación de enero, “que a 12 meses subió a 8,4%”, se determinó ajustar la variable macroeconómica para que la misma se encuentre en torno al 6% a fines de este año”, informó este el presidente del BCB, Marcelo Zabalaga.

De acuerdo con proyecciones del ex presidente del BCB Armando Méndez, la inflación “podría cerrar el 2011 con un índice del 14% ó 15%”.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, explicó que la modificación al indicador se explica por “la inflación importada” que obliga al BCB y al Gobierno a implementar instrumentos de política económica que eviten la expansión de este fenómeno internacional.

En Bolivia, “más que tratarse de un problema monetario fiscal o cambiario, (la inflación) se ha debido más a un tema de términos reales, de la producción y abastecimiento, concomitante con el agio y especulación que se han dado en el país”, precisó.

Sin embargo, la autoridad no hizo referencia al abrogado Decreto 748 que “nivelaba” los precios de los hidrocarburos líquidos en el mercado interno a los del mercado internacional y que disparó el valor de bienes y servicios. La autoridad insistió en que “son los elementos internacionales los que afectan a la inflación”.

El proceso inflacionario se presentó, principalmente, en el último trimestre del 2010 por el encarecimiento de los alimentos. Datos del Banco Mundial señalan que el precio del maíz subió en 53%; el trigo en 48,8%; el azúcar en 22%; la soja en 27% y el precio del aceite en 39%, indicó Arce.

Según un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con excepción de la carne, todos los grupos de alimentos básicos registraron en el mundo un incremento histórico del 3,4% en enero. Los que más subieron fueron el azúcar, los cereales y los lácteos.

Indicadores. Arce dijo también que las perspectivas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y el balance fiscal se mantienen inalterables (ver infografía) para esta gestión.

El déficit fiscal contemplado para este año es de 4,2%. Según Arce, “esta cifra se explica, “fundamentalmente, por el ambicioso plan de inversiones públicas para esta gestión en materia de hidrocarburos, minería y proyectos hidroeléctricos”. Además, “hay una meta de crecimiento de al menos un 5,04% en un contexto donde vemos que los países van a disminuir su crecimiento”, agregó.

Asimismo, se prevé que las Reservas Internacionales Netas se incrementen este año en aproximadamente US$410 millones, “como resultado del superávit en cuenta corriente de la balanza de pagos y de la profundización del proceso de bolivianización”, anunció Zabalaga.

INE buscará actualizar su base. El director del INE, Ramiro Guerra, informó que para obtener el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se emplea metodología internacional que permite entregar datos de calidad. Sin embargo, la base estadística de los 364 productos que se toman en cuenta para este fin, necesita ser actualizada, sostuvo.

Planes. “En los planes estadísticos está la actualización de la base de datos. Esto pasa por realizar los censos; con esa información ya podemos diseñar otro tipo de encuestas en el IPC”, afirmó.

‘Profundizarán’ apreciación del boliviano. El gobierno anunció ayer que “profundizará” su política de apreciación del boliviano respecto al dólar, como uno de los principales mecanismos para reducir los niveles de inflación.

“Vamos a profundizar nuestra política de protección del consumidor boliviano a través de las apreciaciones de nuestra moneda nacional con respecto a la divisa norteamericana, dado que ese fenómeno se lo está experimentando también en toda América Latina”, precisó el ministro de Economía, Luis Arce Catacora.

Desde el 23 de noviembre, el Banco Central de Bolivia (BCB) apreció la moneda nacional de Bs 7,07 a Bs 7,03 por dólar para contrarrestar la inflación y preservar el valor adquisitivo del boliviano.

La política fiscal que se implementará en esta gestión contempla el retiro “gradual” de liquidez y estará dirigida a “consolidar el proceso de estabilización de la inflación mitigando las presiones inflacionarias de origen externo, además de profundizar la ‘bolivianización’ de la economía nacional para preservar la estabilidad del sistema financiero”, explicó el presidente del BCB, Marcelo Zabalaga. Además de la apreciación de la divisa nacional, el BCB inició la emisión de títulos con “atractivos” rendimientos para retirar parte de la liquidez del sistema financiero.

Según el ministro Arce, los países de la región continúan apreciando sus monedas, por lo que Bolivia se verá obligada a hacer lo mismo. Brasil apreció su moneda en 8,26%; Chile en 9,24%; Colombia, 3,5%; México, 6,29%; Paraguay, 2,6%; Perú 3%, indicó Arce.