El Banco Central de Brasil afirmó en el acta de la reunión de la semana pasada del Comité de Política Monetaria (Copom), cuando la tasa de interés avanzó a 13,75% anual, que es necesaria "determinación y perseverancia" para vencer a la inflación.

Según el Copom, el aumento de los precios administrados, como las tarifas públicas, y los precios internacionales, debido al alza del dólar, hace que la inflación se eleve en el corto plazo y tiende a permanecer elevada en lo que resta del año.

El aumento de la Selic, de medio punto porcentual, estuvo en línea con las expectativas del mercado financiero y colocó a la tasa de referencia en el mayor nivel desde agosto de 2006.

La elevación de la tasa de interés, la sexta consecutiva, ocurre en un contexto de retracción de la actividad económica en Brasil, perjudicada por las medidas de ajuste fiscal implementadas por el gobierno para reequilibrar las cuentas públicas.

La política monetaria brasileña se rige por el sistema de metas de inflación, establecidas en 4,5 por ciento anual con dos puntos porcentuales de tolerancia tanto para 2015 como para 2016.

El miércoles, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) informó que la inflación oficial del país, medida por el Índice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA), cobró impulso y alcanzó a 0,74% en mayo, la tasa más alta para el mes desde 2008, cuando se situó en 0,79%.

En los últimos 12 meses, el índice llegó a 8,47%, la tasa más alta desde diciembre de 2003.

En el acta divulgada este jueves, el Copom mantuvo la evaluación que los avances en la lucha contra la inflación "todavía no son suficientes".

"En este contexto, el Comité reitera que la política monetaria debe permanecer vigilante", enfatizó la autoridad monetaria.

El Comité reiteró que el ritmo de la actividad económica interna este año estará "debajo de su potencial".

La previsión del mercado financiero es una caída de 1,3% en el Producto Interno Bruto (PIB) en 2015, lo que de confirmarse será la mayor contracción en 25 años, con una recuperación de 1% en 2016.

"En particular, la inversión se ha retraído, influenciada principalmente por la ocurrencia de eventos no económicos, y el consumo privado muestra señales de moderación", señala el documento.

"Sin embargo, para el Comité, después de un cierto tiempo de adaptación, el ritmo de actividad tiende intensificarse, en la medida de que la confianza de las empresas y las familias se fortalecen", apuntó el BC.