Sao Paulo. El Banco Central de Brasil insinuó que podría haber otra alza de tasas de interés, pero dio pocas señales sobre cuánto tiempo podría durar el ciclo de endurecimiento monetario, y afirmó que los consejeros están listos para el momento que cambie la perspectiva de inflación.

El Comité de Política Monetaria del Banco Central (Copom) dijo, en las minutas de su reunión de la semana pasada divulgadas este jueves, que correspondía a la política monetaria mantenerse "especialmente vigilante" para impedir que la inflación de corto plazo se convierta en un problema a largo plazo.

Pese a que la autoridad monetaria vio una mejoría en las perspectivas de precios desde su reunión de abril, remarcó que la inflación en doce meses se mantendrá en cero, por sobre la meta al menos hasta el cuarto trimestre de este año.

Después de eso, la inflación anual debería comenzar a disminuir, afirmó el Banco Central.

Ciclo de endurecimiento. Las minutas también hicieron énfasis en la estrategia de la autoridad monetaria de un ciclo de endurecimiento "suficientemente prolongado" para llevar la inflación a la meta en el 2012, el mismo lenguaje usado por el Banco Central en otras oportunidades este año.

Alzas de tasas colocan a Brasil entre un grupo de potencias de mercados emergentes, como China e India, que están endureciendo su política monetaria en la medida en que sus economías se expanden fuertemente.

El documento fue similar a las minutas de la reunión del Copom de abril, que, según analistas, fue duro.

Tasa Selic. El miércoles 8 de junio, el Copom resolvió por unanimidad elevar la tasa de interés referencial Selic por cuarta ocasión consecutiva a 12,25% desde 12%, cumpliendo con lo esperado por el mercado y en un intento por contener la inflación.

La declaración que acompañó a esa decisión se parecía mucho a la de abril y en ella la autoridad monetaria afirmó que no tenía certeza respecto a cuánto se está desacelerando la economía brasileña.

El Banco Central ha elevado la tasa Selic en 150 puntos base este año, desde 10,75% a fines del 2010.

Tales alzas de tasas colocan a Brasil entre un grupo de potencias de mercados emergentes, como China e India, que están endureciendo su política monetaria en la medida en que sus economías se expanden fuertemente, incluso en momentos en que mercados desarrollados, como Europa y Estados Unidos, luchan por expandirse.

Sin embargo, el crecimiento económico de Brasil ha traído un costo: el referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) se aceleró a 6,55% en los doce meses hasta mayo, su segundo mes por sobre la meta de 4,5% con una tolerancia de más o menos 2 puntos porcentuales.