Sao Paulo. El Banco Central de Brasil redujo este jueves su pronóstico de crecimiento económico del 2011 y dijo que una desaceleración prolongada en la economía global ha disminuido los riesgos inflacionarios, lo que abre el camino a más recortes de la tasa de interés.

En su reporte trimestral de inflación, la autoridad monetaria redujo su estimación de crecimiento para este año en medio punto porcentual a 3,0% y proyectó una expansión del 3,5% para el 2012.

Ese pronóstico es menor al de la propia presidenta Dilma Rousseff, quien estimaba un crecimiento de hasta 5% para el próximo año.

El Banco Central también elevó su cálculo de inflación para el 2011 a 6,5% desde 6,4%, al tope de su rango meta de 4,5% anual con una tolerancia de más o menos dos puntos porcentuales.

Sin embargo, agregó que el eventual deterioro de la economía global ayudaría a reducir la inflación a 4,7% a fines del 2012.

La autoridad monetaria dijo que "espera que el panorama internacional siga ejerciendo presiones desinflacionarias sobre el horizonte relevante, creando un balance más favorable de riesgos para la inflación".

La entidad, encabezada por Alexandre Tombini, sorprendió a los mercados en agosto al lanzar un ciclo de recortes de la tasa de interés que ha reducido el tipo referencial Selic en 1,5 puntos porcentuales a 11%.

En el informe trimestral, el Banco Central volvió a usar un lenguaje que ha usado reiteradamente en meses recientes y afirmó que ajustes moderados a la tasa de interés son consistentes con que la inflación anual converja en el centro de su meta en el 2012.

Los economistas esperan que nuevos recortes de la tasa de interés ubiquen a la tasa Selic en 9,5% a fines del próximo año, según el más reciente sondeo semanal Focus del Banco Central entre entidades financieras divulgado el lunes.