Río de Janeiro. El Banco Central de Brasil redujo la previsión del crecimiento para la economía del país este año al 1,6%, según datos divulgados este jueves en el Informe Trimestral de la Inflación del organismo emisor.

En abril y junio, el Banco Central pronosticó que el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) brasileño este año sería del 3,5% y del 2,5% respectivamente, confirmando con la nueva rebaja la desaceleración de la economía del país.

Brasil creció 7,5% en 2010, pero apenas logró 2,7% en 2011 y en el primer semestre de 2012 tuvo un avance de sólo 0,6%.

La nueva proyección del organismo emisor sobre el crecimiento económico de Brasil este año se ubicó por debajo incluso de la recién divulgada por el Ministerio de Hacienda (2,0%) y resultó muy próxima a la calculada por economistas de instituciones financieras consultados la semana pasada por el Banco Central (1,57%).

A su vez, el Banco Central pronosticó que la inflación a finales de año se situará en 5,2%, mientras que en 2013 deberá colocarse en 4,9%.

En estos dos casos, la cifra estaría dentro de la meta del gobierno, que espera cerrar este año y el próximo con una variación en el índice de precios del 4,5%, aunque con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales, lo que permite que la tasa llegue hasta el 6,0%.

Según las proyecciones, la inflación de este año y del próximo, sin embargo, será inferior a la del 2011, cuando resultó en 6,5%.