Sao Paulo. El Banco Central de Brasil anunció este martes que cambió los requisitos de reservas bancarias para las ventas cortas de divisas, decisión que apuntaría a impulsar la moneda del país, el real.

La autoridad elevará a US$3.000 millones desde el límite impuesto en julio de US$1.000 millones el límite al que se exige requerimientos de reservas bancarias, según un comunicado publicado en el boletín Sisbacen del banco central.

La medida entra en vigencia el 20 de diciembre.

Además, el banco elevó el período en el que se calculan los requerimientos al promedio de cinco días hábiles, lapso mayor que el cálculo previo de un día.

El real se apreciaba levemente el martes y subía cerca de un 0,1% a 2,0975 unidades por dólar. La moneda ha caído un 12,2%en lo que va de este año.

"Esto es para anclar el dólar y para evitar futuras apreciaciones" vinculadas al real, dijo un operador cambiario en Sao Paulo, quien pidió reserva de su nombre porque no se le permite conversar con la prensa.

"Considero que el mercado no podría vender dólares o incrementar sus ventas de dólares, esta medida les deja margen para que vendan la divisa estadounidense", agregó.

El emisor también eliminó una norma que instaba a las instituciones financieras a separar un mínimo de reservas sobre sus posiciones cortas si superan la base de capital de referencia.