Brasilia. Los préstamos en Brasil aumentaron con fuerza en septiembre, un mes después de que el Banco Central sorprendió a los mercados al recortar la tasa de interés luego de un ciclo de alzas.

Los créditos en circulación del sistema bancario de Brasil subieron un 2,1% el mes pasado frente a agosto, dijo este miércoles el Banco Central.

La tasa de morosidad, entendida como préstamos impagos por 90 días o más, se mantuvo sin cambios en un 5,3% de los créditos en circulación en septiembre, añadió la entidad.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central redujo la tasa de interés referencial, Selic, a un 12% desde un 12,5% el 31 de agosto, pese a que los analistas estimaban que la entidad mantendría sin cambios el tipo rector en esa reunión.

Esa medida puso fin a una serie de alzas de la tasa Selic este año, en momentos en que la crisis de deuda de la zona euro y la frágil economía en Estados Unidos empañaban las perspectivas de crecimiento global para este año y el siguiente.

El recorte de la tasa de interés puso al presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, en el centro de atención dado que muchos economistas opinaron que el alivio monetario era demasiado riesgoso ya que la tasa de inflación estaba por sobre el techo del rango meta del 6,5% desde abril.

Pero con la crisis de deuda soberana de la zona euro aún no resuelta, muchos analistas han comenzado a cambiar sus visiones, observando que Tombini podría ser, de hecho, un marcador de tendencias en política monetaria.

La inflación también ha mostrado recientes señales de desaceleración y las autoridades han dicho que esperan que la inflación en 12 meses vuelva a acercarse a la meta del 4,5% anual a fin de año.

Brasil tiene la tasa de interés más alta entre las grandes economías y la presidenta Dilma Rousseff ha hecho énfasis en su deseo de ver esos costos más en línea con los de sus pares globales, como India y China.