Brasilia. Brasil registró un déficit de cuenta corriente de US$3.500 millones en abril, menor que el anotado el mes anterior y que el previsto por los analistas, dijo este miércoles el Banco Central.

Se esperaba que el país reportara un déficit de US$4.700 millones, según la mediana de los pronósticos de 11 analistas en un sondeo de Reuters, que fluctuaron entre un déficit de US$4.000 millones a US$5.200 millones.

El déficit de la cuenta corriente en 12 meses hasta abril resultó equivalente a un 2,25% del Producto Interno Bruto (PIB), afirmó la entidad.

El déficit de cuenta corriente de marzo fue de US$5.700 millones, dijo el mes pasado la autoridad monetaria.

El fuerte ritmo de crecimiento de la economía y el fortalecimiento de la moneda local, el real, han alimentado una ola de importaciones.

Además, los brasileños están llevando dinero al exterior en medio de una fiebre de compras y viajes.

El país atrajo US$5.510 millones en inversión extranjera directa el mes pasado, dijo el Banco Central.

La cuenta corriente, la medida más amplia de las transacciones de un país con el exterior, indica cuán dependiente es una economía del financiamiento del capital extranjero.