El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central de Brasil elevó este miércoles la tasa básica de interés (Selic) en medio punto porcentual, del 13,75% al 14,25% anual, en la séptima elevación consecutiva desde octubre pasado.

Con la decisión, la Selic se ubica en el nivel más alto desde julio de 2006, cuando estaba en el 14,75% anual.

Al elevar la tasa de interés, la autoridad monetaria intenta controlar el crédito y el consumo, actuando así a contener la inflación, que se muestra persistente.

Según los analistas del mercado financiero, la inflación debe superar este año el 9%, por encima del techo de la meta oficial, que es del 4,5% con dos puntos porcentuales de tolerancia.

Encareciendo el crédito y la inversión, por otro lado, los altos intereses dificultan la recuperación de la actividad económica y la creación de puestos de trabajo.

La decisión del Banco Central confirmó la expectativa de la mayoría de los economistas del mercado financiero.

El pronóstico de los analistas es que el aumento anunciado esta noche sería el último del ciclo alcista de la tasa de interés iniciado en octubre del año pasado, que comenzarían a bajar a partir de enero.

La decisión del Copom ocurre en un momento en que la economía atraviesa una fuerte contracción, con una caída del PIB del 0,2% en el primer trimestre de este año.