Brasilia. El Banco Central de Brasil anunció este miércoles que consolidará y simplificará sus regulaciones del tipo de cambio con una serie de modificaciones con el objetivo de lograr una mayor eficiencia y una reducción de costos.

Las modificaciones, que se han estado estudiando durante los últimos dos años, fueron aprobadas recientemente por el Consejo Monetario Nacional del país.

Entre los cambios anunciados figura la eliminación de 320 requisitos burocráticos que habían caído en desuso en los últimos años, incluida la reducción de una serie de autorizaciones exigidas por la autoridad monetaria para operaciones cambiarias.

El banco central también señaló que permitirá a las entidades no bancarias mantener en el extranjero las ganancias por las ventas de ADR.

Además, los cambios facilitarán los requisitos administrativos para el cambio de divisas de agencias internacionales de reaseguro y aumentarán la cantidad de cuentas locales en divisas autorizadas a los operadores cambiarios en un esfuerzo por reducir los costos de transacción para los usuarios finales.

Al anunciar la medida el miércoles, el presidente del banco central Henrique Meirelles admitió que las últimas decisiones podrían alterar los flujos de cambio, pero sostuvo que ellas no representan un cambio en la política general de la autoridad monetaria.

"Las medidas no apuntan a alterar la tasa del dólar", indicó. "Hoy en día, el banco central ya no busca influir la tasa de cambio a través de alteraciones reguladoras".

Junto con el anuncio el miércoles de los cambios a la regulación para los actores del mercado, el Consejo Monetario Nacional de Brasil también modificó las normas para el Tesoro Nacional, ampliando el período para liquidaciones de contratos cambiarios de 360 días a 750 días.

En la práctica, la medida permitirá al tesoro comprar dólares para cumplir sus compromisos en un período de tiempo más largo.