Washington. Brasil no puede descartar más alzas en las tasas de interés si la inflación continúa acelerándose, dijo este jueves una fuente familiarizada con el pensamiento del Banco Central.

Los esfuerzos del país para lidiar con rápidos flujos de capital y una moneda que se aprecia a través de medidas poco ortodoxas como controles de capital e intervenciones bancarias han sido exitosos, indicó la fuente en una entrevista exclusiva.

El rápido ingreso de flujos de capital a Brasil, en parte debido a las bajas tasas de interés que hay en el mundo desarrollado, es inflacionario y potencialmente desestabilizador, a la vez que requiere acción del banco central, indicó la fuente.

El real recientemente alcanzó un máximo de dos años contra el dólar, impulsado por el fuerte crecimiento de Brasil y los bajos retornos disponibles en los países ricos.

Las políticas no convencionales conllevan riesgos y vuelven más difíciles las comunicaciones con los mercados, indicó la fuente.

Sin embargo, al mismo tiempo, son útiles en momentos en que el Banco Central se encuentra a sí mismo en un dilema sobre su política.

Actualmente, los mercados financieros están esperando que el ente que fija la política monetaria de Brasil haga una pausa para tomar un respiro tras otra alza de la tasa de referencia prevista para su reunión la próxima semana.

Catorce de 26 analistas encuestados por Reuters ven que la tasa de referencia Selic será incrementada en 50 puntos básicos a un 12,25% la próxima semana desde un 11,75%.

Once analistas ven un alza de 25 puntos base a un 12% y uno ve que la tasa permanecerá estable.

Sin embargo, la fuente señaló a Reuters que las crecientes expectativas de inflación reflejadas en el último sondeo del banco central no podían ser ignoradas. El banco central no puede esperar el peso de la "gravedad" para presionar la inflación a la baja, indicó la fuente.

Las declaraciones sugirieron que los inversores podrían haberse vuelto demasiado complacientes en esperar que el organismo emisor se abstenga de hacer alzas en la segunda mitad del año.

Esta previsto que la economía de Brasil crezca cerca de un 4% este año, menos que el incremento del 7,5% del año pasado pero aún así con un desempeño mejor que la mayoría de los países del mundo desarrollado.

La nación con grado de inversión tiene una de las mayores tasas de interés del mundo, con su tasa de referencia en un 11,75%, frente al 1,25% de la zona euro, incluso tras alza en los tipos por parte del Banco Central Europeo este jueves.