Sao Paulo. El Banco Central de Brasil seguiría reduciendo las tasas de interés a un ritmo de 50 puntos básicos, en la medida en que la inflación se desacelere en medio de un panorama global cada vez más riesgoso, según revelaron este jueves las minutas de su última reunión.

La inflación anual llegó a un máximo en el tercer trimestre y ahora se desacelerará, dijo el Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central en su encuentro de la semana pasada, de acuerdo con las minutas de la reunión.

Sin embargo, el Copom afirmó que el panorama en el exterior sigue siendo incierto, ante un aumento de los riesgos sobre la la estabilidad financiera global en las últimas semanas y la expectativa de un crecimiento más lento en las grandes economías.

Dado el ambiente global más restrictivo, "ajustes moderados en la tasa de interés son consistentes con el objetivo de llevar a la inflación a la meta en el 2012", sostuvo el Copom en las minutas.

La autoridad monetaria recortó la tasa de interés referencial, Selic, el 19 de octubre a un 11,5% desde un 12%, tras una rebaja de igual magnitud el 31 de agosto.

"Existe la impresión de que va a haber una secuencia relativamente corta de recortes de 50 puntos básicos, que no irá mucho más abajo del 10,5%", dijo el economista de Raymond James especializado en Brasil Mauricio Rosal.

"Ellos se han vuelto realmente vulnerables a esta idea de lo que sucede en el panorama global. Si eso cambia en el exterior, van a tener que repensar su estrategia", agregó.

Los rendimientos de los contratos futuros de la tasa de interés subieron levemente en la mañana debido a que los inversores vieron un ritmo más modesto de reducciones de la tasa de interés en el futuro.

El rendimiento del contrato para enero del 2013, el más negociado poco después de la apertura de los negocios, subió a un 10,36% desde un 10,33% en la sesión anterior.

Inflación. Después de las dos reuniones en que ha recortado la tasa de interés, el Banco Central apuntó a un panorama económico negativo en el exterior -incluyendo la crisis de deuda soberana en la zona euro y una frágil recuperación en Estados Unidos- para explicar el alivio monetario.

La reducción de la tasa Selic de agosto sorprendió a los mercados y puso fin en forma abrupta a un ciclo de alzas de los tipos de interés, además de exponer a críticas al presidente del Banco Central, Alexandre Tombini.

Muchos economistas dijeron que la medida fue demasiado arriesgada debido a que la inflación en 12 meses ha estado por sobre el techo del rango meta del 6,5% desde abril.

La inflación anual de Brasil se aceleró a un 7,31% en los 12 meses hasta septiembre, pero luego se desaceleró a un 7,12% en los 12 meses hasta mediados de octubre.

El panorama global ha empeorado desde agosto, lo que ha llevado a más economistas a aprobar la estrategia del Banco Central.

Con Grecia cerca de convertirse en el primer país en caer en cesación de pagos entre los 17 países que integran la unión monetaria europea y temores de contagio a España e Italia, los mercados globales han caído bajo un clima particularmente nebuloso.

Además, la desaceleración inflacionaria en Brasil de mediados de octubre reforzó la visión del Banco Central de que los incrementos del referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) podrían volver al rango meta de un 4,5% anual, con una tolerancia de más o menos dos puntos porcentuales, a fin de año.

Incluso tras un punto completo en recortes, la tasa Selic sigue siendo la tasa de interés más alta del mundo entre las grandes economías.

La presidenta Dilma Rousseff ha remarcado que quiere que los costos de crédito de Brasil estén más en línea con los de pares globales como China y la India.

Aunque la alta tasa inflacionaria complica el plan de la presidenta de una tasa de interés más baja, un crecimiento global más lento podría ayudar a aliviar las presiones sobre los precios lo suficiente como para que Brasil haga más expansiva su política monetaria, afirman analistas.

Se espera que la economía de Brasil crezca entre un 3% y un 3,5% este año, menos que el 7,5% anotado el año pasado.