Brasilia. El Banco Central de Brasil recortó este jueves sus pronósticos para el crecimiento del Producto Interno Bruto en 2018 tras la huelga nacional de camioneros que paralizó sectores claves de la mayor economía de América Latina.

El organismo ahora prevé una expansión del PIB de 1,6% este año, según su informe trimestral sobre la inflación, que se compara con el pronóstico anterior de un crecimiento de 2,6%.

El banco indicó además que la inflación sería de 4,2% en 2018 y de 3,7% en 2019, sin cambios desde sus proyecciones anteriores.

"Las revisiones se asocian con la desaceleración de la actividad a comienzos de año, la debilidad en los indicadores de confianza de empresas y consumidores, y la perspectiva de impactos directos e indirectos de la paralización del sector de transporte de carga a fines de mayo", indicó el reporte.

La modificación destaca el impacto profundo de las protestas, que se extendieron hasta las semanas finales de mayo, bloquearon las principales carreteras y generaron escasez de productos a nivel general.

El emisor reconoció que no podrá calcular con claridad la magnitud del impacto del paro sobre la economía hasta que se conozcan los indicadores de mayo y de los meses siguientes. Pero datos de mayor frecuencia sugieren un impacto "expresivo" sobre la producción y el sector minorista, afirmó el texto.