Río de Janeiro. En febrero pasado salieron de Brasil US$1.454 millones, con lo cual se revirtió el resultado positivo de US$8.063 millones que ingresaron en el primer mes del año, informó el Banco Central.

El resultado negativo vino del flujo financiero (inversiones en títulos, envíos de lucros y dividendos al exterior e inversiones extranjeras), con US$4.816 millones, precisó el ente emisor.

Sin embargo, el flujo comercial (operaciones de cambio relacionadas a las exportaciones e importaciones) fue positivo en US$3.360 millones, agregó.

La entrada de dólares se produce cuando los inversores envían dinero a Brasil para pagar compras de productos brasileños o para aplicaciones financieras e inversiones en empresas.

El dólar sale del país cuando estos inversores retiran recursos del país para, normalmente, aplicarlos en otros países o pagar por las importaciones realizadas.

Estas operaciones ocurren mediante envíos hechos por bancos contratados por estos inversores.

En 2017, la entrada de dólares en la economía brasileña superó la salida en US$625 millones, con lo cual se revirtió la salida de US$4.250 millones registrada en 2016.

En teoría, la salida de dólares favorece la valorización de la moneda estadounidense frente al real, ya que con menos dólares en el mercado su precio tiende a subir.

En febrero pasado, el dólar se revalorizó un 1,96% frente al real, al cerrar el mes en 3,24 reales por dólar.