Sao Paulo. El Banco Central de Brasil probablemente subirá su tasa de interés por cuarta vez consecutiva este miércoles, mientras intenta controlar la alta inflación sin generar una escalada de su moneda ni frenar el crecimiento.

Un alza de la tasa referencial Selic hasta un 12,25% desde el 12% actual, esperada por los 21 economistas encuestados por Reuters, se produciría mientras la inflación muestra signos de desaceleración después de la escalada de los precios de las materias primas y una fuerte demanda.

Sin embargo, la inflación de los últimos 12 meses permanece sobre el límite establecido por el Gobierno, alcanzando un 6,55% en mayo.

El presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, ha dicho que las autoridades de política monetaria están comprometidas a terminar el año con una inflación lo más cercana posible a la meta del Gobierno de un 4,5%, más o menos dos puntos porcentuales.

En la última reunión del banco el 20 de abril, los responsables de política monetaria adoptaron una postura dura y afirmaron que las tasas de interés permanecerían altas por un periodo prolongado de tiempo y que la economía enfrentaba riesgos debido a un excesivo incremento de los salarios.

En una decisión dividida, dos de los siete miembros del comité de política monetaria del Banco Central (Copom) votaron por un alza de 50 puntos base, mientras que cinco defendieron un incremento de 25 puntos.

Roberto Padovani, economista jefe de West LB en Sao Paulo, dijo que los mercados están confiados en un alza de un cuarto de punto porcentual esta vez, porque el banco central señaló en abril que probablemente realizaría un ajuste similar una vez más.

El banco central ha elevado la tasa de interés este año tres veces, acumulando un incremento de 125 puntos base. El Gobierno también ha implementado lo que denominó "medidas macroprudenciales" como restricciones al crédito y ha dicho que está abierto a hacerlo nuevamente.

Las confusas perspectivas de inflación implican que los economistas están menos seguros sobre si el banco central deberá volver a subir las tasas de interés este año y sobre cuántas alzas se producirían.

Las presiones para que el banco eleve la tasa referencial cedieron el martes cuando el Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) tocó su menor nivel en ocho meses debido a la brusca caída de los precios de los combustibles.

"Creo que podría haber espacio para una sorpresa", dijo Joao Medeiros, socio de Pioneer Corretora en Sao Paulo.

Mientras la inflación se desacelera y las otras medidas del Gobierno se mantienen, "creo que la tasa podría quedarse (estable)", agregó.