Santiago. El Banco Central de Chile subió este jueves en 50 puntos base su tasa clave a un 4%, en una señal de mayor agresividad en el retiro del estímulo monetario ante mayores expectativas de inflación y crecimiento en el corto plazo.

El incremento de medio punto porcentual superó las estimaciones de la mayoría del mercado, que apuntaban a un alza de 25 puntos base, según un sondeo de Reuters difundido más temprano y encuestas del instituto emisor.

Entre las razones que empujaron al Banco Central a apurar el tranco en el incremento de la Tasa de Política Monetaria están las mayores expectativas inflacionarias, pese a que la entidad destacó que distintos registros de precios domésticos se han comportado de acuerdo a lo esperado.

"El alza de los precios internacionales de las materias primas, en particular del petróleo, ha provocado un aumento de las expectativas inflacionarias privadas de corto plazo", dijo el comunicado del Banco Central.

Expertos han elevado sus expectativas de inflación hasta un 4,2% para este año, muy por encima de la actual proyección del 3,3% del Banco Central. Se espera que en los próximos días el organismo corrija al alza su estimación del índice de precios.

El organismo reafirmó que "será necesario continuar reduciendo el estímulo monetario en los meses venideros", lo que se enmarca dentro de una estrategia iniciada a mediados del año pasado y que han implementado otros bancos centrales de la región.

No obstante, el Banco Central recalcó que el ritmo de dicho proceso de nuevas alzas de la tasa dependerá de la evolución de las condiciones macroeconómicas internas y externas.

Desanclaje de expectativas. El inesperado aumento de medio punto porcentual ocurre luego de que en febrero el instituto emisor aumentó en 25 puntos base la Tasa de Política Monetaria (TPM), en una confirmación de la mayor preocupación anticipada por el jefe del organismo rector en los últimos días.

"Valoró muchísimo más el desanclaje de las expectativas de inflación y no incorporó dentro de su escenario las implicancias que puedan tener los efectos del terremoto en Japón", dijo Nathan Pincheira, analista de Banchile Inversiones.

Expertos han elevado sus expectativas de inflación hasta un 4,2% para este año, muy por encima de la actual proyección del 3,3% del Banco Central. Se espera que en los próximos días el organismo corrija al alza su estimación del índice de precios.

"El shock inflacionario es de petróleo y alimentos, que son elementos de oferta externos y en este sentido el Banco Central no puede hacer nada con un shock de oferta, no lo puede suavizar pero sí puede evitar los efectos de segunda vuelta", dijo Pincheira.

El Banco Central destacó en su nota que las tensiones políticas en los países árabes y el terremoto y tsunami en Japón, han provocado mayor incertidumbre y volatilidad en los mercados financieros y de materias primas.

Analistas destacaron que el Banco Central no daría tregua en su objetivo por seguir elevando la tasa clave, debido a que se espera que el dinamismo de la demanda interna siga empujando la expansión de la economía.

De hecho, un sondeo de Reuters reveló que se espera que la economía anote alzas interanuales de 6,8% en febrero y 11% en marzo.

"Bajo estos supuestos (...) generaría un escenario en que con elevada probabilidad el Banco Central podría subir nuevamente la tasa de instancia en 50 puntos base en la próxima reunión", dijo Matías Madrid, gerente de Tesorería del Banco Penta.