Santiago. Los consejeros del Banco Central de Chile consideraron que era prudente posponer el retiro del impulso monetario debido a que la convergencia de la inflación hacia la meta se daría más tarde que lo proyectado, reveló este lunes la minuta de su última reunión de marzo.

En esa cita, el organismo rector mantuvo su Tasa de Política Monetaria (TPM) en 3,0%. En enero, el Banco Central había subido la tasa en un cuarto de punto porcentual.

El consejo estimó "que era difícil justificar una opción distinta" a la de mantener la TPM y que esta decisión era coherente con la visión de que "el retiro del estímulo monetario se haría de forma gradual y con cautela".

"El consejo concordó que la opción de mantener la tasa era la opción natural y congruente con la convergencia de la inflación a la meta en el horizonte de política", añadió el texto.

La inflación en Chile alcanzó un 0,5% en marzo y registró un alza a 12 meses de 2%, en la parte baja del rango que maneja el Banco Central de entre 2,0% y 4,0%.