Santiago. Los créditos comerciales, hipotecarios y de consumo en Chile, se han fortalecido en el primer trimestre, ante el mayor dinamismo de la economía, planes de expansión de las empresas y un menor riesgo, reveló el lunes el Banco Central en una encuesta al sector bancario.

En el resultado del sondeo trimestral, el instituto emisor destacó que la mayoría de los bancos mantiene una política de mayor flexibilización de sus condiciones de acceso al crédito, al tiempo que percibe una demanda que sigue creciendo, pese a un incremento en la tasa clave de la economía chilena.

En los créditos comerciales, un 22% de los bancos encuestados aseguró que los estándares de aprobación se han flexibilizado para el segmento de grandes empresas.

"Esto se atribuye a una mejora en el entorno económico y sus perspectivas, a una disminución del riesgo de sus carteras de clientes y a una percepción de mayor competencia entre instituciones financieras", dijo el Banco Central en un comunicado.

Sin embargo, sólo un 7% indicó mejores condiciones para las pequeñas y medianas empresas.

Más del 60% de los bancos encuestados cree que la demanda por nuevos créditos, tanto de las grandes como de las pequeñas y medianas empresas, se ha fortalecido.

El negocio bancario en el país es liderado por Santander Chile, seguido por el Banco de Chile, el BCI, el estatal BancoEstado, el BBVA Chile y Corpbanca, entre otros.

El sistema bancario chileno obtuvo utilidades por US$3.384 millones en el 2010, un alza interanual del 26,2%.

En el sector inmobiliario, las condiciones de aprobación de créditos se han flexibilizado para cerca de un 40% de las instituciones encuestadas, mientras que igual ocurre en los créditos al sector de la construcción para cerca de un 30% de los bancos.

Esto se debe "a una mejora del entorno económico del sector y sus perspectivas, a una dinámica de mayor competencia de otras instituciones financieras y una disminución del riesgo de crédito de estos clientes", dijo el instituto emisor.

Para este año, el Banco Central ha estimado que la economía chilena crecerá entre un 5,5% y 6,5%, con un sesgo hacia el alza, apoyada en un mayor dinamismo de la demanda interna y un mejor desempeño del sector de la construcción.

Las condiciones de oferta de crédito a las personas también han sido flexibilizadas, en alrededor de un 30% de los bancos encuestados, lo que respondería a la disminución del riesgo de crédito de esta cartera, dijo el emisor.