Santiago. El presidente del Banco Central chileno, Rodrigo Vergara, desestimó que la baja en la tasa de inversión que afecta al país desde el año pasado esté vinculada al al alza en los impuestos a las grandes empresas que promueve el gobierno.

"Nosotros no tenemos evidencia, al menos seriamente. No podríamos atribuir eso a algún factor particular como la reforma tributaria" dijo Vergara, al presentar en un seminario empresarial el último informe de política monetaria de la institución.

"Es natural que haya un debate sobre esta materia y que se planteen distintas visiones. Se trata de una reforma tributaria de envergadura, un 3 % del PIB (producto interior bruto) es algo, sin lugar a dudas, relevante", añadió.

El gobierno de Michelle Bachelet está impulsando un cambio al régimen tributario que, básicamente, eleva los impuestos a las grandes empresas de un 20% a un 25%, para recaudar unos US$8.200 millones que financien una reforma a la educación que mejore su calidad y garantice gratuidad en todos sus niveles.

El aumento en el impuesto a las empresas, así como la eliminación de exenciones orientadas a estimular la inversión, han sido objetadas por la derecha opositores y algunos sectores de empresarios, que argumentan que afectará el crecimiento del país.

Pese a ello, la reforma tributaria ya fue aprobada por la Cámara de Diputados y se encuentran ahora en trámite en el Senado, donde podría experimentar algunas modificaciones.

Vergara señaló que "como se trata de una reforma de envergadura, evidentemente no se pueden descartar efectos sobre variables macroeconómicas relevantes como la inversión, el ahorro y el crecimiento".

"La inversión es el componente más volátil de demanda agregada y depende de una serie de factores, entre ellos del costo capital, las condiciones económicas generales, las fases del ciclo, los impuestos, la incertidumbre", agregó.

Sin embargo, esos efectos podrían reflejarse en el desempeño de la economía a futuro y no en las cifras actuales, que muestran un desaceleración de la economía chilena desde comienzos del 2013.

De hecho, el Banco Central redujo esta semana su estimación de expansión de la actividad a un rango de entre un 2,5% y un 3,5%, desde un 3% a un 4% previo, tal como ya lo habían hecho organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

En su intervención, Vergara reiteró que la economía chilena vivirá un repunte "gradual y suave" hacia finales de este año debido a varios factores, entre ellos la baja tasa de comparación que representará el crecimiento de último trimestre del 2013 frente a igual período de 2014.

"En el último trimestre del año habrá una razón estadística. El último trimestre del año pasado fue muy bajo y tiene una base de comparación muy baja", indicó Vergara.

El año pasado la economía chilena creció sólo un 4,1%, debido fundamentalmente al retroceso en el precio del cobre, su principal producto de exportación, por la desaceleración de la economía China, el mayor consumidor mundial del metal.

La inversión ha tenido también se ha ralentizado debido al término de una importante cantidad de proyectos mineros.

Por ello, el Banco Central revisó también su previsión sobre el comportamiento de la inversión para este año, medida como formación bruta de capital fijo, desde un leve avance de un 0,8% a una contracción del 0,7%.