Santiago. El Banco Central de Chile mantuvo este miércoles su proyección de crecimiento de la economía en entre 3,25%-4,25% para 2019, apoyado en el repunte de la inversión y una ligera menor inflación, lo que permitiría continuar con un gradual retiro de un aún expansivo estímulo monetario.

En el Informe de Política Monetaria (IPoM), que se presentó ante el Congreso, el organismo ajustó su cálculo para el Producto Interno Bruto (PIB) a un alza del 4,0% este año tras un débil desempeño en el tercer trimestre.

"Si bien (el ritmo de crecimiento de la economía) tuvo una pausa en el tercer trimestre, producto de factores particulares que afectaron a la minería y la industria, se espera que se reanude en el cuarto trimestre (de este año)", dijo el informe.

En un anticipo del mejor desempeño esperado para la economía, el Banco Central informó junto con el IPoM que la actividad doméstica creció un 4,2% interanual en octubre.

El Banco Central enfatizó que la evolución de las condiciones macroeconómicas hacen necesario continuar con la reducción del estímulo monetario, iniciada en octubre pasado cuando sorpresivamente subió la Tasa de Política Monetaria un cuarto de punto porcentual al 2,75%.

El instituto emisor destacó que factores claves para un mayor optimismo en la última parte de este año y especialmente en 2019 son el dinamismo observado en la inversión y una visión del mercado laboral que da cuenta de un repunte coherente con el mejor comportamiento de la actividad doméstica.

Así, la entidad proyectó que la demanda interna crecerá un 3,8% el próximo año, impulsada por la inversión y el consumo que aumentarían un 6,0% y 3,3%, respectivamente.

Para el caso de la inversión "varios antecedentes llevan a prever un crecimiento bastante superior al considerado en septiembre". Pero en materia de consumo, la entidad destacó que "ha perdido algo de dinamismo en lo más reciente, pero se proyecta que volverá a crecer a tasas acordes con el PIB".

Bajo este panorama del consumo, sumado a la fuerte caída del precio de los combustibles, el instituto emisor redujo su cálculo de la inflación a un 2,7% para este año y del 2,9% en 2019.

Con todo, el Banco Central enfatizó que la evolución de las condiciones macroeconómicas hacen necesario continuar con la reducción del estímulo monetario, iniciada en octubre pasado cuando sorpresivamente subió la Tasa de Política Monetaria (TPM) un cuarto de punto porcentual al 2,75%.

"La política monetaria sigue siendo altamente expansiva (...) el escenario base considera que la TPM seguirá aumentando en los próximos meses y que en la primera mitad del 2020 se ubicará en torno a su nivel neutral: entre 4,0% y 4,5%", dijo el informe.

En la víspera, el instituto emisor dejó estable la tasa de interés referencial en 2,75%, tal como esperaba el mercado, aunque analistas y operadores prevén que el tipo rector subirá un cuarto de punto porcentual en enero.

"(Se) volvió a recalcar que la TPM continúa siendo altamente expansiva, por lo que seguimos esperando que en 2019 termine en 3,25%, en línea con nuestro escenario proyectado de actividad", dijo un informe de la correduría Banchile Inversiones.