En su reunión mensual de política monetaria, el consejo del Banco Central de Chile, acordó mantener la tasa de interés de política monetaria en 5 % anual.

En el ámbito externo, las economías avanzadas mantienen un lento ritmo de crecimiento. Algunos indicadores de actividad y empleo de Estados Unidos han dado señales de mayor dinamismo, mientras que los indicadores para Europa muestran un deterioro. Persisten las dudas acerca de cómo se resolverá la situación de las economías de la Eurozona, cuyos riesgos fiscales y financieros se mantienen muy elevados. Las condiciones financieras internacionales han mostrado cierta mejoría, el dólar se ha depreciado en los mercados internacionales y los precios de las materias primas han aumentado.

En el plano local, la actividad económica y la demanda interna han evolucionado algo por encima de lo proyectado en el IPoM. El mercado laboral sigue ajustado. Las condiciones en el mercado del crédito se mantienen estables. La inflación anual del IPC se sitúa levemente por sobre el rango de tolerancia, mientras que las medidas de inflación subyacente se han normalizado. Las expectativas inflacionarias permanecen en torno a la meta.

El consejo reafirma su compromiso de conducir la política monetaria con flexibilidad, de manera que la inflación proyectada se ubique en 3%.