En su reunión mensual de política monetaria, el Consejo del Banco Central de Chile acordó mantener la tasa de interés de política monetaria en 3,25%.
 
En el plano externo, las condiciones financieras globales continúan mejorando y el precio de los activos de economías emergentes ha seguido aumentando, destacando el buen desempeño en economías de la región. El precio del cobre se elevó, en parte por factores de oferta. El del petróleo se ha mantenido en niveles similares a los de hace un mes. Las cifras continúan apuntando a una recuperación de la actividad global, especialmente en el mundo desarrollado. Con todo, persisten riesgos relevantes.
 
En lo interno, la inflación anual llegó a 2,8%, nivel coherente con lo previsto en el IPoM. Las expectativas de inflación a fines del horizonte de proyección se ubican en torno a la meta, aunque para los próximos meses se sitúan en la parte baja del rango de tolerancia. Las cifras de actividad y demanda continúan mostrando un débil desempeño. El mercado laboral mantiene las tendencias previas. Las tasas de interés de largo plazo bajaron y el peso se apreció.
 
El Consejo estima que, en el escenario más probable, se hará necesario incrementar el impulso monetario en el corto plazo. Al mismo tiempo, reafirma su compromiso de conducir la política monetaria con flexibilidad, de manera que la inflación proyectada se ubique en 3% en el horizonte de política.