En su última reunión, el Consejo del Banco Central de Chile acordó mantener la tasa de interés de política monetaria en 5,25% anual.

Según la entidad, en el plano interno, la actividad económica ha evolucionado por debajo de lo proyectado, en tanto que la demanda interna continúa dinámica.

Las condiciones en el mercado laboral siguen ajustadas. En el mercado financiero se observan condiciones algo más restrictivas como consecuencia de la situación en los mercados globales. La inflación total ha sido algo mayor de lo esperado por la incidencia de combustibles y alimentos. Los registros de inflación subyacente permanecen acotados. Las expectativas inflacionarias se ubican en torno a la meta.

En el curso de los últimos meses se ha configurado un escenario externo más adverso que el contemplado previamente, situación que probablemente tendrá consecuencias para el crecimiento y la inflación en Chile, así como para la orientación de la política monetaria.

El consejo espera que la inflación proyectada se ubique en 3%. Cambios futuros en la TPM dependerán de las implicancias de las condiciones macroeconómicas internas y externas sobre las perspectivas inflacionarias.