Santiago. El Banco Central de Chile ajustó a la baja este lunes su rango de proyección de crecimiento de la economía para 2019, que seguirá apoyada en el repunte de la inversión y una inflación que tardará más en volver a la meta y llevará a retrasar el retiro del estímulo monetario.

En el Informe de Política Monetaria (IPoM), el organismo ajustó su cálculo para el Producto Interno Bruto (PIB) a un alza de entre 3,0%-4,0% en 2019.

En una presentación que será divulgada más tarde ante el Congreso, el instituto emisor proyectó una inflación del 2,6% para este año.

"La convergencia de la inflación a la meta se dará más tarde que lo proyectado en diciembre, con lo que el retiro del estímulo monetario será más pausado", dijo la entidad en el informe.

Este viernes, el instituto emisor dejó estable la tasa de interés referencial en 3,0%, como esperaba el mercado.

El organismo dijo que el menor registro de inflación es coherente con un traspaso de la depreciación del peso menor a lo esperado y que el tipo de cambio real (TCR) está por debajo de sus promedios de los últimos quince y veinte años. Como supuesto de trabajo, prevé que el TCR "volverá a esos niveles durante el horizonte de proyección".

El documento también destacó que la demanda interna crecerá un 3,7%, impulsada por la inversión y el consumo, con alzas de 6,2% y 3,3%, respectivamente, mientras que el mercado laboral presenta mayores holguras por la importante inmigración de los últimos años.

En tanto, el precio del cobre, principal exportación chilena, promediaría US$2,9 por libra este año.