Santiago. La economía chilena se contraerá entre 5,75% y 6,25% este año, un nivel mayor al previsto anteriormente, impactada por la pandemia de coronavirus, reveló este miércoles el Banco Central.

En su Informe de Política Monetaria (IPoM) de septiembre, el emisor había previsto una contracción de entre 4,5% y 5,5% este año.

El organismo dijo, sin embargo, que recientemente la economía ha dado signos de estabilización pero que dependerá en gran parte de la evolución de la enfermedad.

En este sentido, destacó que un reciente anuncio de las autoridades de volver al confinamiento parcial en toda la capital chilena puede retrasar el proceso de recuperación de la actividad, "pero también puede reducir el riesgo de acciones más drásticas a futuro".

Para 2021 prevé una expansión del PIB de entre 5,5% y 6,5%, una recuperación mayor a la prevista.

El emisor dijo que hasta 2022 la economía local no volvería a los niveles previos al estallido social, que inició en octubre de 2019 y se aplacó con la llegada de la pandemia de coronavirus en marzo.

Por otra parte, pronosticó que la inflación alcanzará el 2,8% a finales de año, desde el cálculo previo del 2,4%, acercándose al centro del rango de tolerancia del organismo.

El instituto dijo que la demanda se ha visto temporalmente favorecida por un retiro parcial de los ahorros en los fondos de pensiones privados aprobado por el Congreso como medida para paliar los efectos de la crisis provocada por la pandemia.

"El retiro de ahorros previsionales ha generado aumentos transitorios en el consumo, especialmente de bienes importados, que han impactado positivamente en sectores como el comercio, pero también han presionado los precios de los productos más demandados", explicó.

Rubros como el equipamiento para el hogar, vestuario y calzado y materiales de construcción registraron máximos históricos tras el retiro de los multimillonarios fondos.

Para 2021, los precios al consumidor subirán un 2,6%.

En cuanto a las inversiones, pese a que se ha visto una mejora, el instituto describe grados de incertidumbre más altos de lo usual por la "evolución de la situación sanitaria, el ritmo de crecimiento y su composición, así como los temores por la reaparición de episodios de violencia como los de fines del 2019".

En tanto, el precio del cobre promediaría este año US$2,80 por libra y 3,20 dlr/lib en 2021.

La demanda interna, por su parte, crecería un 9,4% en 2021.

El mercado laboral ha mostrado alguna recuperación, con un aumento del empleo respecto de mediados de año y se ha recuperado cerca de un tercio de los puestos de trabajo perdidos durante la crisis sanitaria, acotó el banco.