Santiago. El Banco Central de Chile proyectó este lunes que la economía del país austral crecerá entre 2,5% y 3,5% en 2015, al tiempo que recortó al 1,7% su pronóstico para el año que termina, según dijo su presidente, Rodrigo Vergara.

Hasta ahora, el emisor chileno mantenía una proyección de crecimiento para el 2014 en un rango de entre un 1,75% y un 2,25% y para el 2015 mantenía una proyección de entre un 3% y un 4%.

Al presentar ante la Comisión de Hacienda del Senado el Informe de Política Monetaria (Ipom) correspondiente a diciembre, el último de este año, Vergara puntualizó que las nuevas cifras reflejan "la debilidad de la actividad en el tercer trimestre y su prolongación hacia el último cuarto del año".

A lo anterior se agrega el hecho de que las expectativas de consumidores y empresas "hasta ahora, no muestran la mejoría que se esperaba hace unos meses".

Durante el próximo año el ritmo de la actividad económica de Chile "seguirá por debajo del crecimiento de mediano plazo de la economía, que el Consejo (del Banco Central) estima entre un 4% y un 4,5%", señala el informe, que no obstante subraya que "el crecimiento esperado para el próximo año se prevé que será mayor al de 2014".

Lo anterior se explica porque la economía "ha hecho un ajuste rápido e importante durante este año", reflejado en la evolución de la cuenta corriente, las tasas de interés y el tipo de cambio real.

Además, "las condiciones externas previstas para el 2015, si bien son menos optimistas que lo esperado en septiembre, cuando se difundió el Ipom anterior, "son algo mejores que las de este año, en parte gracias al impulso derivado de los menores precios del petróleo".

También las perspectivas para el 2015 se fundamentan "en que la confianza de consumidores y empresas tenderá a mejorar".

"El significativo impulso monetario, que ya se ha agregado, el mayor impulso fiscal y el efecto de la depreciación del peso en la actividad de los sectores transables (vinculados a las exportaciones) serán un apoyo adicional", afirma asimismo el Banco Central.

"Por último, aunque la situación financiera de hogares y empresas es menos holgada que en años anteriores, se estima que no representará un obstáculo para la recuperación de la economía (en 2015)", manifiesta el informe.

Respecto de la inflación, el Ipom prevé que este año cerrará con una tasa del 4,8%, superior al 4,1% pronosticado en el informe del pasado septiembre, mientras para el 2015 mantiene su previsión de un 2,8% interanual en diciembre.

Durante el 2014, la mayor depreciación del peso y algunos elementos puntuales, como el aumento del precio de algunas frutas y verduras frescas "elevaron la inflación por sobre lo previsto", explica el informe.

Agrega que esos aumentos de precios "ya tuvieron alguna reversión en noviembre, a lo que se sumó el menor precio de los combustibles", factor este último que "debería seguir incidiendo a la baja en los meses venideros".

El Banco Central redujo además la proyección del precio promedio del cobre para este año a US$3,11 la libra, desde los US$3,15 previsto en septiembre, mientras para el próximo la recortó desde los US$3,05 a los US$2,95 por libra

En cuanto a la inversión, el emisor dijo que este año caerá un 6,2% en lugar del 4,1% previsto en septiembre, pero auguró que en 2015 crecerá un 1,9% en lugar del 1,8% augurado en septiembre.