Santiago. El banco central de Chile revisará el pronóstico de crecimiento para el país en 2012 de entre 4,25 y 5,25% debido a la turbulencia financiera mundial, afirmó el presidente de la entidad en una entrevista publicada el domingo.

"(El crecimiento proyectado) es algo que tenemos que revisar", declaró José De Gregorio al diario chileno El Mercurio. "Lo que está pasando en el mundo va a empezar a tener repercusiones sobre el crecimiento de la economía chilena", agregó.

El funcionario destacó, sin embargo, que Chile es menos dependiente del mundo desarrollado que antes, las expectativas de crecimiento global no han caído dramáticamente y el banco central posee herramientas para encarar una desaceleración.

"Desde el punto de vista financiero, el Banco Central sabe cómo abordar los problemas de liquidez, tenemos reservas y acceso a mercados", indicó De Gregorio.

También afirmó que una desaceleración en China es un riesgo para Chile, el mayor productor de cobre del mundo, pero no el más importante.

El Gobierno prevé que la economía de Chile se expandirá un 6,5% este año, antes de enfriarse ante la extendida crisis de deuda de la zona euro y crecer cerca del 5% en el 2012.

No obstante, el ministro de Hacienda Felipe Larraín declaró esta semana que la meta de crecimiento del Producto Interno Bruto al 5% del país durante el 2012 es "más difícil" de lograr ante las turbulencias financieras externas.

El Banco Central de Chile mantuvo su tasa clave de interés estable por quinto mes consecutivo durante noviembre, y los mercados apuestan a que postergará una eventual rebaja después de que la inflación se acelerara y el crecimiento económico repuntara.