El Banco Central de Chile acordó el miércoles por unanimidad subir la tasa de interés referencial al 2,75%, muy por encima de lo esperado, en medio de las recientes presiones inflacionarias.

El retiro gradual del estímulo monetario inició en julio, cuando el organismo aumentó en 25 puntos la Tasa de Política Monetaria (TPM) tras mantenerla por más de un año en el mínimo técnico de 0,5%. Luego la ajustó al 1,5% en agosto.

"La evolución del escenario macroeconómico ha aumentado los riesgos para la convergencia de la inflación a la meta de 3% dentro del horizonte de política", señaló en un comunicado.

El organismo dijo que decidió adelantar el retiro del estímulo monetario, anticipando que la TPM se ubicará en su nivel neutral antes de lo previsto en el escenario central del Informe de Política Monetaria (IPoM) de septiembre.

"Adicionalmente, el Consejo acordó suspender el programa de acumulación de reservas iniciado en enero de este año, en virtud de la evolución reciente del mercado financiero y el nivel de reservas internacionales ya alcanzado", agregó.

Tanto operadores como analistas de mercado esperaban -en sus respectivos sondeos- que la TPM subiera al 2,25% en esta reunión.

El consumo interno ha estado impulsado además por las ayudas económicas lanzadas por el gobierno para contrarrestar el impacto en las familias de la pandemia de coronavirus, además de retiros parciales de los ahorros en los fondos de pensiones aprobados por el Congreso.

El Banco ha alertado que un proyecto de ley que permite un cuarto retiro de fondos podría profundizar las presiones inflacionarias que ha traído la acelerada recuperación económica del mayor productor mundial de cobre.

El Banco dijo que la trayectoria de la TPM será evaluada en el IPoM de diciembre, "teniendo presente la necesidad de evitar que se produzca un aumento más persistente de la inflación que la lleve a desviarse de la meta de 3% a dos años plazo".