Santiago. El Banco Central de Chile elevó este miércoles su pronóstico de crecimiento de la economía a un rango del 3,0% a 4,0% este año, ante un esperado repunte de la inversión, y redujo su cálculo de inflación por los efectos de la apreciación del peso.

La nueva proyección para el Producto Interno Bruto (PIB) es superior a una estimación previa de 2,5%-3,5% y también a la expansión del 1,5% que anotó la economía en 2017, según datos difundidos por la entidad en un informe trimestral.

"El mejor escenario externo, la recuperación de las expectativas, las favorables condiciones financieras y los datos de fines del 2017 inciden en la revisión al alza del rango de proyección de crecimiento para el 2018", dijo el Banco Central en su documento.

Agregó que las mediciones de la actividad de la primera parte del año estarán influidas de modo relevante por la baja base de comparación que dejó en 2017 la paralización de Escondida, la mayor mina de cobre del mundo, y un menor número de días trabajados.

"El mejor escenario externo, la recuperación de las expectativas, las favorables condiciones financieras y los datos de fines del 2017 inciden en la revisión al alza", dijo el Banco Central.

La entidad explicó que el esperado repunte de la economía del mayor productor mundial de cobre se fundamenta además en una demanda interna que aumentaría un 4,0% este año, de la mano de una inversión que crecería un 3,6%, luego de varios años de contracciones. El consumo, en tanto, avanzaría un 3,5%.

Como supuesto de trabajo, el instituto emisor dijo que considera que este año la economía recibirá un impulso fiscal acorde con lo contemplado para el presupuesto vigente, aunque el nuevo gobierno del conservador Sebastián Piñera planea aplicar un pequeño recorte del gasto público.

Convergencia de inflación. El Banco Central destacó que el mayor dinamismo de la demanda ha atenuado los riesgos para la convergencia de la inflación a la meta del 3,0%. No obstante, la apreciación del peso "hará que en los próximos meses la inflación sea menor" para ubicarse en 1,5% a mediados de año.

Con todo, el instituto emisor pronosticó una inflación de 2,3% hacia fines de año, por debajo del 2,9% estimado inicialmente. Además, proyectó un alza en los precios del consumidor de 3,0% para 2019.

Este escenario dejaría espacio al Banco Central para continuar con el actual impulso monetario. Así, la Tasa de Política Monetaria (TPM) se mantendría en torno a su actual nivel de 2,5%, el mismo que proyectan analistas y operadores.

Parte de la baja inflación y de la mayor fortaleza del peso en los últimos meses ha estado influida por el repunte en el precio internacional del cobre, principal exportación del país.

El valor del metal, principal envío del país, anotaría un valor promedio de US$3,05 la libra este año y alcanzaría un nivel de US$2,95 por libra en 2019.

Así, el superávit comercial sería de US$10.400 millones este año, con exportaciones que llegarían a los US$79.300 millones.