Pekín. El banco central de China reiteró este viernes que adecuará la política monetaria de manera preventiva cuando sea necesario y agregó que recortes en los requerimientos de reserva a los bancos podrían ejercer presiones bajistas en el yuan y en las reservas internacionales.

El Banco Popular de China (PBOC) se apegará a la política monetaria prudente que desarrolla hace tiempo y mantendrá al yuan prácticamente estable, señaló la entidad en su informe de implementación de política monetaria del segundo trimestre.

La economía china creció a un ritmo mayor al esperado entre abril y junio, lo que alivió los temores de complicaciones para el gigante asiático.

No obstante, la preocupación por el nivel de deuda y la acumulación de efectivo en los balances contables de las empresas han llevado a especular con que el espacio para más alivio monetario sería limitado.

En los últimos cinco meses del año, el foco estará puesto en la reforma estructural y las medidas fiscales que aplique el país para alentar el crecimiento.

Pekín asegurará una liquidez adecuada y usará múltiples herramientas de política monetaria, mientras resguarda el crecimiento del crédito a una tasa razonable, dijo el PBOC.

El yuan se mantendrá prácticamente estable y China seguirá con la reforma del tipo de cambio y la tasa de interés, añadió el informe del banco central. El yuan ha caído 2,26% frente al dólar en lo que va del 2016.

El consejo de estadísticas de China dijo que la expansión económica permanecerá estable este año y el banco central mantuvo a comienzos de junio su proyección de crecimiento en el 6,8% para el 2016. La economía china creció un 6,7% en la primera mitad del año.