Beijing. El banco central chino inyectó este jueves 120.000 millones de yuanes (US$19.600 millones) al mercado, después de haber realizado el martes la primera inyección de efectivo del año mediante una operación de acuerdos de recompra inversa (repo).

El banco central había suspendido este tipo de operaciones durante cuatro semanas consecutivas, correspondiendo la última al 24 de diciembre del año pasado, cuando inyectó al mercado  US$4.752 millones.

El interés para la repo inversa a 21 días se situó en el 4,7%, de acuerdo con el banco central.

La inyección de liquidez provocó el lunes el aumento de los tipos de interés de las repo a siete días y de la Tasa Interbancaria de Oferta de Shanghai (Shibor, siglas en inglés). El tipo de interés de los productos a un día y a siete días registraron una fuerte subida hasta llegar al 4,3 y al 6,6% respectivamente.

Asimismo, el Shibor, que mide el coste de los préstamos interbancarios, también subió el lunes. El Shibor a un día aumentó en 107,1 puntos básicos hasta el 3,89%, y el de una y dos semanas se elevaron en 155,3 y 80,3 puntos respectivamente para alcanzar el 6,33 y el 5,54%.

Los analistas apuntaron a que la acción del banco central tiene como objetivo aliviar la presión de liquidez que se acumula en vísperas de la Fiesta de Primavera, el festival tradicional más importante de China, que cae el 31 de enero en 2014.