Beijing. El Banco Popular de China (BPCh), el banco central del país, reiteró este viernes que mantendrá la política monetaria prudente, equilibrando la necesidad de controles económicos y la de liberalización.

Después de una reunión trimestral del comité de política monetaria de China, el BPCh advirtió de que no se debe subestimar la complejidad de las actuales operaciones económicas y financieras del país.

En la aplicación de la política monetaria, el banco central usará de forma flexible múltiples herramientas y mantendrá una moderada liquidez para garantizar que el crédito monetario y la financiación social crecen de manera razonable.

El BPCh aseguró que trabajará para mejorar la estructura de la financiación y el crédito, incrementar la proporción de financiación directa y reducir el coste de la financiación social.

La reforma financiera ocupa un lugar destacado en la agenda del banco central. Debe profundizarse en la misma para aumentar la eficacia de las operaciones financieras y la capacidad de servir a la economía real, indicó.

El comité de política monetaria también pidió la continuidad de la reforma de los tipos de interés orientada por el mercado y la de la tasa de cambio del renminbi, la moneda china, con el fin de mantenerla en un equilibrio razonable.

Las políticas fueron establecidas en un contexto en el que la economía estadounidense da más señales positivas, pero la zona euro todavía se enfrenta a riesgos deflacionarios, mientras que la economía real de algunos mercados emergentes se ve confrontada con una serie de dificultades.

La reunión estuvo presidida por el gobernador del BPCh, Zhou Xiaochuan, con la participación de diez altos funcionarios financieros y economistas.