Pekin. El banco central de China subiría sus tasas de interés dos veces más durante el primer semestre del 2011, para un ajuste total de 50 puntos básicos, para luego mantenerlas estables por el resto del año, mostró este miércoles un sondeo de Reuters.

Igualmente, el Banco Popular de China elevaría los requisitos de reservas bancarias tres veces este año para retirar el exceso de circulante en la economía, uno de los causantes del alza en los precios, según el sondeo realizado un día después de que China subiera sus tasas de interés.

El consenso de la consulta a 24 economistas radicados en China y el extranjero estima que Pekín se apegaría a su curso de endurecimiento gradual de la política monetaria, realizando sus principales movimientos antes de junio, cuando es probable que la inflación sea más intensa.

China subió sus tasas de interés este martes por segunda vez en sólo seis semanas, intensificando su lucha contra la inflación.

Pekín está buscando contener las expectativas inflacionarias en momentos en que sus ciudadanos retiran sus depósitos bancarios para colocarlos en inversiones que van desde bienes raíces hasta el oro, como una forma de evitar las tasas de interés reales negativas.

Aunque la inflación anual se desaceleró a una tasa del 4,6% en diciembre, analistas consultados por Reuters esperan que esta haya vuelto a trepar a un 5,3% en enero, su tasa más elevada en más de dos años.

La mediana de las estimaciones en el sondeo estima que el banco central subirá la tasa de depósitos bancarios en 50 puntos básicos a 3,5% cerca de mediados del 2011. Se espera que las alzas en las tasas, que probablemente se harían en dos incrementos de 25 puntos básicos cada uno, se produzcan en el segundo trimestre.

En tanto, las tasas sobre préstamos a un año tendrían el mismo movimiento. Según el sondeo, las tasas subirían a 6,56% a mediados de año, desde el 6,06% actual.

"Al igual que otros bancos centrales de la región, el Banco Popular de China está buscando contener el repunte de la inflación. Creo que ellos pueden seguir tomando esto de manera gradual, ya que no hay ningún riesgo serio de que las expectativas inflacionarias se salgan de las manos", dijo David Cohen, economista de Action Economics en Singapur.

El banco central ha elevado los requisitos de reservas varias veces desde el inicio del año pasado, optando por esta herramienta de ajuste a su política monetaria como una forma de controlar el monto de circulante en la economía.