El directorio del Banco Central de Colombia mantuvo este miércoles sin cambios su tasa de interés en un 4,5%, en línea con lo esperado por el mercado, porque consideró que la desaceleración de la economía está dentro de lo esperado.

La decisión unánime fue anticipada por la totalidad de analistas en un sondeo de Reuters, que previeron que el tipo referencial se mantendría estable por décimo mes consecutivo.

La reunión del directorio se realizó en momentos en que indicadores como las ventas minoristas, la industria, el comercio exterior y el sector minero-petrolero muestran un deterioro de la economía.

El gerente del banco, José Darío Uribe, dijo que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre "probablemente no va a ser muy diferente al dato del primer trimestre", cuando se expandió un 2,8 por ciento.

El funcionario sostuvo que se espera una moderación en la inversión, pero resaltó que el mercado laboral continúa mostrando fortaleza y consideró que las actuales tasas de interés reales siguen siendo expansivas.

"Estamos viendo ese proceso de ajuste de una forma ordenada y hasta ahora sin sorpresas frente a lo que preveíamos antes", explicó Uribe a periodistas.

Las previsiones de expansión de los analistas para este año han bajado progresivamente a una expansión de entre un 2% y un 3,5%, lejos del 4,6% del año pasado.

El Gobierno revisó la semana pasada a un 3,6% su meta de crecimiento desde una previa de un 4,2%. El banco emisor proyecta un 3,2%.

En tanto, las expectativas de inflación están en el límite superior del rango meta el Banco Central para este año, de entre un 2% y un 4%, lo que limita el margen de maniobra del organismo en caso de una mayor desaceleración del PIB, especialmente en momentos en que se anticipa que la Reserva Federal de Estados Unidos subirá sus tasas de interés este año.

"Básicamente, el riesgo para no bajar tasas aquí en este escenario es el tema de la subida de tasas en Estados Unidos", dijo Javier Gómez, economista jefe de la correduría Serfinco, en referencia a la debilidad del peso.

La moneda colombiana ha caído un 34,9% en los últimos 12 meses, lo que impacta al precio de los bienes y servicios importados.

En una entrevista con Reuters la semana pasada, el codirector del banco Adolfo Meisel consideró que la inflación no estará dentro del rango meta este año.

Ante ello, los analistas estiman que la estabilidad en la tasa de interés a nivel local se mantendrá al menos en lo que resta del año.