Bogotá. El Banco Central de Colombia dejó este martes sin cambios su tasa de interés en un 4,50%, en línea con lo esperado por la mayoría del mercado, en medio de la preocupación sobre cuán rápidamente se esté acercando la inflación hacia el objetivo de la entidad.

En un sondeo de Reuters la semana pasada, 14 de los 21 agentes anticiparon la estabilidad en el tipo referencial, mientras los restantes siete esperaban una baja de un cuarto de punto porcentual a 4,25%.

La decisión contó con el voto de seis de los siete miembros del directorio del banco, mientras el otro funcionario votó por bajarla en 25 puntos base.

"Pese al comportamiento favorable del IPC, la inercia en la inflación de algunos rubros y un comportamiento menos favorable en la inflación de alimentos, podría afectar las expectativas y demorar la convergencia al 3%", dijo el gerente del banco, Juan José Echavarría, al leer un comunicado.

El directivo sostuvo que la actual tasa de interés es ligeramente expansiva, aunque resaltó la prolongada debilidad de la actividad económica, la ampliación de la brecha del producto y la incertidumbre sobre la velocidad de su recuperación.

El banco omitió la referencia del comunicado de enero en el que había expresado que habría terminado el ciclo bajista, con lo que abrió la puerta a una futura reducción de la tasa de interés. "La política monetaria dependerá de la nueva información disponible", afirmó.

Precisamente, en el sondeo de Reuters, la mayoría de los agentes que esperaba estabilidad en la tasa de interés este mes dijeron que la reducción se daría en el encuentro de abril.

El banco central ha recortado en un total de 325 puntos básicos su tipo referencial desde que inició el actual ciclo monetario, en diciembre del 2016, llevándola al nivel más bajo desde agosto del 2015, para impulsar una recuperación más rápida de la economía, el principal argumento de los analistas que apuestan por más reducciones.