Varios codirectores del Banco de la República consideraron que las condiciones se están dando para que el Emisor estime un ajuste en las tasas de interés, actualmente en el nivel del 3%.

Al dar a conocer las minutas de la más reciente reunión de la Junta del Banco Central, destacan que los puntos que se destacaron como fundamento para un eventual aumento de la tasa de interés de intervención serían: las crecientes expectativas de inflación al alza por encima del rango meta, la importante dinámica de la demanda interna, los altos precios de los activos y el crecimiento acelerado de la cartera.

Sin embargo, a favor del mantenimiento de las actuales tasas de interés se mostraron otros codirectores argumentando los bajos niveles de inflación básica y la relativa estabilidad reciente de los precios de los bienes no transables sin alimentos y regulados, el posible carácter transitorio de los incrementos en los precios de los alimentos, la inestable situación de la deuda soberana de algunos países europeos y la falta de certeza sobre las proyecciones de inflación y crecimiento para los próximos meses.

Varios analistas consultados explicaron que es posible que en la reunión proyectada para finales de febrero, el Banco Central se vea obligado a elevar las tasas en cerca de 0,50 puntos básicos. Desde abril de 2010 cuando los intereses se encontraban en 3,5% no se produce una reducción de tasas.

Dice el informe que “los codirectores consideraron que en el caso en que la economía continúe la senda expansiva esperada, o las expectativas de inflación mostraren señales de desviarse de las metas, se darían las condiciones apropiadas para retirar gradualmente el estímulo monetario con el fin de afianzar el crecimiento sostenido de la producción y el empleo”.

Puntos de discusión. La minuta dada a conocer por el Banco de la República indica que los principales puntos de discusión y análisis se centraron en: las proyecciones de inflación en 2011; la variación de los precios de los bienes transables; el efecto rezagado de las medidas de política monetaria sobre la producción y los precios; las proyecciones de crecimiento de la economía y del empleo 2011; el comportamiento de la confianza de los consumidores y el desempeño de la inversión; la dinámica reciente en la cartera del sistema financiero; el incremento del precio de los activos financieros y de la vivienda.

También fueron analizadas las expectativas de inflación; el comportamiento reciente de los flujos de capital; el comportamiento de los títulos de deuda pública; el balance de riesgos entre crecimiento e inflación; la necesidad de mantener la credibilidad de la autoridad monetaria y anclar las expectativas de inflación alrededor de la meta de largo plazo; y los datos de crecimiento y proyecciones de la economía mundial.