Bogotá. El Banco Central de Colombia mantendría su tasa de interés en junio por cuarto mes consecutivo, reveló este jueves un sondeo del organismo entre analistas, que además mostró mayores expectativas inflacionarias frente al mes anterior.

Los 38 analistas consultados por el banco emisor coincidieron en esperar que su directorio mantenga el tipo de referencia en el 5,25% en su reunión del 29 de junio.

No obstante, para julio los analistas mostraron opiniones divididas, pues mientras en promedio los consultados preven que el banco mantenga la tasa de interés, algunos esperan una reducción de 25 puntos base, a un 5%, y otros proyectan un incremento del mismo nivel a un 5,50%.

Las minutas de la reunión del Banco Central de mayo revelaron que uno de los siete codirectores de la junta consideró que podría ser necesario iniciar un proceso de relajamiento monetario en caso de mantenerse la incertidumbre por la crisis externa y la desaceleración de la economía local.

Sin embargo, la mayoría de los consultados pronosticó que la tasa de interés del Banco Central cerrará este año entre un 5% y 5,5%.

El Banco Central ha mantenido su tasa de interés de referencia en el actual nivel desde marzo, después de que entre febrero del 2011 e igual mes de este año la incrementó en 225 puntos base, para contener las expectativas inflacionarias derivadas del buen dinamismo de la economía, que en el 2011 se expandió un 5,9%, su mejor nivel en cuatro años.

Pero para el 2012 el banco colombiano redujo sus expectativas de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) a un rango de entre un 4% y un 6%, en medio de la incertidumbre sobre el efecto que tendrá sobre el país la crisis de deuda de Europa y la debilidad de la economía estadounidense.

En tanto, los precios al consumidor subirían un 0,21% en junio, en comparación con el alza de 0,32% que alcanzaron en igual mes del año anterior.

De cumplirse el pronóstico promedio de los analistas, la inflación de junio sería inferior a la que se registró un mes atrás, en mayo, de 0,30%.

Las expectativas de inflación apuntaron a un ligero aumento para el 2012, a un 3,27%, desde el 3,25% en la encuesta del mes anterior, aunque sin salirse del rango que estableció como meta la autoridad monetaria para este año, de entre 2% y 4%.

Para el cierre del 2013 las expectativas inflacionarias arrojaron igualmente un alza a un 3,32%, con respecto al 3,29% en el sondeo anterior.

Por otra parte, el peso colombiano, cerraría junio en 1.788,82 unidades por dólar, un nivel similar al actual.

La moneda local concluiría el año en 1.821,48 unidades, lo que supondría una apreciación de 6,24 por ciento frente al cierre del 2011, de 1.942,70.

En lo que va del 2012, el peso acumula una apreciación de un 8,2 por ciento, la más fuerte a nivel mundial.

La divisa mantendría su tendencia alcista en el 2013, si se tiene en cuenta que según el sondeo, cerraría ese año en 1.809,83 unidades.

La fortaleza del peso es una de las mayores preocupaciones del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, debido al impacto negativo sobre el sector industrial y exportador, que recibe dólares por sus ventas, pero sus costos de producción son pagados en moneda local.

El miércoles pasado el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, pidió al banco central una intervención más agresiva para contener la apreciación del peso, la cual hasta ahora se ha limitado a comprar en promedio 20 millones de dólares diarios, en un mercado que negocia alredeor de 1.000 millones al día.

Analistas atribuyen el alza de la moneda principalmente al masivo ingreso de inversión extranjera directa, dirigida especialmente al sector de hidrocarburos y minería.