El Banco Central de Colombia inició este viernes su reunión de política monetaria, en la que moderaría la intensidad en el recorte de la tasa de interés por el repunte reciente en las expectativas de inflación que ponen en riesgo el cumplimiento de su meta.

En un sondeo de Reuters esta semana, 15 de los 18 analistas estimaron una disminución de un cuarto de punto porcentual en el tipo referencial a un 6,25%, mientras los tres restantes consideraron que sería de 50 puntos base a un 6%.

De cumplirse la visión de la mayoría de los agentes, la baja de la tasa sería inferior a la que decretó el banco en abril, cuando la redujo en medio punto porcentual.

La moderación estaría sustentada en el reciente ascenso de las expectativas de inflación para este año, a un 4,45%, desde el 4,40% que arrojó el sondeo de abril, superior al rango meta que estableció el banco emisor, de entre 2 y 4%.

"Las medidas de inflación básica están estancadas, lo cual reduce la velocidad de reducciones de tasas", explicó Daniel Escobar, jefe de investigaciones económicas de la firma Global Securities.

En cualquier caso, la autoridad monetaria continuaría su ciclo expansionista que comenzó en diciembre, reduciendo el costo del dinero en busca de alentar la recuperación de la economía, que apunta a expandirse alrededor de un 1,8% este año, muy por debajo de la meta de 2,5% que tiene el Gobierno.

"Me parece que el balance de riesgos en este momento está hacia el lado de una mayor desaceleración de la economía", dijo Sergio Olarte, economista jefe de la correduría BTG Pactual para Colombia.